WEBCAM-SEXO.BIZ

Tía buena tetona, MILF madura y cachonda

tia-buena-tetona
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9

Tía buena tetona

Hoy voy a desvivirme por hacerle un retrato lo más sensual posible a esta tía buena tetona. No me voy a parar en entrar en detalles acerca de su nombre, de su lugar de nacimiento, edad, etc. Porque en realidad a todos nos importa la cualidad visual de esta tremenda mujer. Y cuando vosotros, chicos, os hayáis corrido y os hayáis relajado, ya no os importará demasiado quién es sino simplemente lo buena que estaba y las tetas tan ricas que tenía, aparte de todo el resto de su impresionante cuerpazo.

El gran mérito muchas veces es conseguir mantener esa figura cuando ya has pasado de los treinta, o incluso de los treinta y cinco, y hasta de los cuarenta,. aunque por otro lado hay que decir que hay mujeres que simplemente ganan con los años, y así es la naturaleza aunque a muchas nos pueda cabrear. Si esta tía buena tetona es tan deseable sexualmente a su edad, puede que se deba a una forma de vida estricta y entregada al culto al cuerpo, o simplemente puede que la vida la haya tocado con su varita mágica para mantenerla tan fresca y tan apetitosa por siempre.

Vosotros me diréis, tal vez, que para estas escenas porno van demasiado maquilladas y que después, en la realidad y en el día a día, no son tan espectaculares como aquí pudiera parecer. Lo único que yo debo decir en honor a la verdad es que habiendo algo de razón en esa sentencia, lo cierto es que de donde no hay nada se puede sacar, y que esta tía buena tetona está buenísima con retoques o sin ellos y es tetona con cirugía o sin ella. Y lo más importante, hace que te empalmes y te corras y la desees. Por lo tanto, tiene el sobresaliente que a buen seguro vosotros también le dais al igual que yo misma.

Por eso cuando llegó al encuentro con su amante de turno, éste lo primero que hizo al verla fue fijarse en sus tetas maravillosas. Las vio, las deseó y las sacó al aire en cuanto pudo, masajeándolas como si fueran un juguete nuevo con las que pasar el resto de su vida. Lástima que los hombres seáis tan efímeros en los asuntos sexuales y lo que debía ser para siempre se quedo en una aventura de unos 20 minutos, con preámbulos y todo, y en un 'ya tomaremos un café otro día' dicho de mala gana cuando todo terminó.

Conste que no trato de culpar al hombre por su procedimiento, ya que realmente no está en su mano actuar de otra manera e incluso si lo hiciese quedaría patente la trampa y la falsedad de sus palabras, ya que sencillamente la Naturaleza se encargó de haceros así. Animales antes del coito, gatitos después de eyacular. Y por eso, yo misma me atrevo a contarlo sin miedo a que nadie pueda sentirse ofendido, sino simplemente constatando un hecho. E igualmente por eso, las chicas no nos asustamos al veros actuar así, sino que os disfrutamos y gozamos como la tía buena tetona del vídeo de hoy. La cual se ha entregado y ha disfrutado como tantas veces hasta la extenuación de ambos y finalmente, antes de que sea él quien se invente una justificación, ha sido ella quien se ha despedido con una sonrisa y una lacónica 'ya nos veremos'.

Pero no adelantemos acontecimientos porque antes de que esta tía buena saliera de esa casa, ha habido un torrente de porno por contar. Ella ha chupado la polla dura de este señor, y lo ha hecho con una sabiduría y experiencia brutales. Ella lo ha colmado de suspiros y de palabras susurradas que han quedado flotando en el aire y lo han puesto tan cachondo como para disfrutar tanto con los ojos abiertos de la preciosidad de mujer que tienen delante, como con los ojos cerrados sintiendo la fragancia, el aliento, la presencia cálida y sexual, los suspiros y las palabras de ella.

Una mujer de unos cuarenta, sí. Tal vez. Pero una tía buena que deja su impronta, que deja su sello particular, que no es una aventura más o incluso para vosotros chicos que la veis, que no es una paja más en un momento de calentón por un vídeo porno más que habéis encontrado en un momento dado rebuscando por ahí, por el internet. Una cuarentona o MILF, o madura buenorra o como queráis llamarla según vuestra jerga popular, pero una una tía buena tetona al fin y a la postre que os va a hacer que os masturbéis con desesperación hasta el final.

Comprendo que al final no te quede nada para mí. Como siempre digo. Pero si además de un buen vídeo porno quieres pajearte con una mujer de verdad, yo te estoy esperando impaciente en el chat porno. Me conecto todos los días y casi a cualquier hora. Yo te llenaré de suspiros también, me masturbaré para ti. Seré esclava de tu polla y de tus deseos, seré el foco de tu atención y me desviviré por hacerte feliz. Y todo ello siempre que quieras y cada vez que me necesites. Si entras en mi sala de chat, prometo ser tu felicidad recurrente, tu tía buena particular y hasta tu tetona sirvienta. Es posible que yo también tenga mucho para darte y tú simplemente aún no me has descubierto. Seguro que te gustaría probar.

Esta belleza madura de tetas grandes se mueve como una diosa, folla como una privilegiada dama del porno y te la pone dura casi sin pretenderlo como si hubiera nacido para el amor. Su culo es redondo y prieto, sus tetas no digamos, su raja es carnosa y da hambre, su piel es fina y femenina, su cara es dulce y su boca viciosa. Con ella una paja es lo mínimo que te puedes hacer en su honor. Pero yo también puedo estar a su altura, estoy segura de ello. Así pues, amor, te espero con ansia. Me estoy tocando y por aquí abajo hay humedad. Que quisiera compartir contigo. Atrévete. Ven.